¿Querés una decoración con aires campestre? Probá el estilo rústico

·         Los principales materiales y colores que se vinculan con lo natural. Complementos.

Si pensaste en cambiar el estilo de tu casa o el de algún sector en particular, la primavera puede ser el motor para que encares tu proyecto. Las opciones son muy variadas: ¿por qué no animarse a elegir el estilo rústico?

El aire campestre propio de esta corriente crea espacios con mucha magia en los que se aprecia tranquilidad y paz, ya que su rasgo principal reside en la conexión con la naturaleza. 

Materiales

Los materiales usados en el estilo rústico se muestran tal cual son y tienen origen en la naturaleza. Las casas de campo, especialmente, se basan en elementos con madera, roca, barro y metal, elementos que se usan también para la decoración.

La madera en una cocina, por ejemplo, se destaca por dejar ver las vetas y los nudos; cuanto más se noten, mejor. Del mismo modo para un dormitorio: en conjunto con alguna pared y detalles de cortinería o accesorios en blanco se genera la combinación perfecta. Si agregamos una lámpara de hierro, la opción es completa.

Colores

En cuanto a colores, sobresalen el hueso, beige, tostado y tonos en arena. Son importantes las variantes terracota, algunos verdes y diversas tonalidades rojizas. Si el ambiente posee poca iluminación se sugiere pintar de blanco y destacar una pared en un color intenso.

Los marrones aportan una amplia gama; escogiendo algunos más oscuros conseguiremos un toque de profundidad, a la vez que crear ambientes más fríos. El detalle con estos oscuros: requieren espacios amplios.

Las tonalidades más claras de marrón son perfectas para ambientes más optimistas, donde se desee aprovechar la luz para crear un espacio con más vida.

Otro color que encaja perfectamente es la familia de los terracota, una mezcla de rojo y marrón que se asocia al barro y a diferentes complementos de casas antiguas. Tip: es necesario evitar la saturación.

Complementos y accesorios

Los objetos artesanales son un clásico de inversión segura. Elementos fabricados a mano pueden sin ningún compromiso ser contemporáneos a la vez que tradicionales: vasijas de cerámica moderna cocidas con arcillas, tejidos teñidos y trenzados o formas abstractas talladas en maderas.

La ropa de cama en algodón y sencilla es la más frecuente. Percheros, sillas y lámparas antiguas completan el más clásico estilo rústico.  En el baño, una tina recuperada y también los textiles de algodón.

 

La iluminación

Finalmente, como en las auténticas casas de campo, las ventanas grandes permitían el acceso pleno de la luz del sol: hay que aprovechar al máximo la iluminación natural, apelando a cortinas en géneros naturales de colores claros, que faciliten ese recurso exterior.  

Precios

Lámpara campestre en hierro, desde $ 5.250

Silla rústica, desde $ 2.700

Jarra esmaltada, desde $ 750

Mirá también: Abrió sus puertas Casa FOA

En esta nota
Comentá esta nota