¿Un ataque narco? Una de las hipótesis de la agresión a la docente de Moreno

ATAQUE. La docente Crina de Bonis, secuestrada y torturada. (Facebook Corina de Bonis)

Desde el Gobierno bonaerense creen que hay grupos que quieren generar caos en el Conurbano para desviar la atención de la Policía. 

El gobierno de María Eugenia Vidal investiga si detrás del ataque a la docente de Moreno Corina De Bonis hay grupos vinculados al narcotráfico.

La maestra, que ayer fue dada de alta tras recibir cortes en la cara y en el abdomen con la inscripción "Ollas no", permanece con custodia policial en su casa.

Sufre un cuadro de estrés postraumático.

El gobierno de Vidal sospecha que detrás de este ataque, al igual que de los intentos violentos de robo en supermercados la semana pasada, hay grupos de narcos arraigados en el conurbano que pueden verse beneficiados por una escena de caos que obligue a la policía a distraerse de sus tareas habituales de lucha contra el narcotráfico, revela La Nación.

La investigación policial también apunta hacia al menos dos grupos de narcomenudeo situados cerca del Centro de Educación Complementaria N°801, donde trabaja la víctima.
 

Este centro donde funcionaba un comedor está situado a pocas cuadras de la escuela N° 49, que explotó en agosto último y causó la muerte de dos personas.

Por el cierre de ese centro, se pasó de 180 a 350 chicos para ser atendidos en los comedores populares, se informó.

También desde ese momento trágico se incrementaron las amenazas para esta mujer, de 44 años, que atiende el comedor con otras nueve mujeres, entre las que hay varias madres de los chicos que estudiaban en la Escuela Nº 49. "Desde lo de la escuela, nos han amenazado, nos hicieron escraches en redes sociales diciendo que vendíamos la comida, nos han dicho que iban a prender fuego el comedor. No estamos políticamente con nadie, eso molesta. Es un territorio de punteros", señala Karina Maidana, coordinadora del lugar.

El ataque

Según denunció el titular de Suteba, Roberto Baradel, la docente del Centro Educativo Complementario 801 (CEC) de Moreno fue secuestrada y torturada el miércoles por “hacer ollas populares en vez de dar clases”. Con un elemento punzante, le tallaron un mensaje mafioso en el abdomen: “Ollas no” es lo que se alcanza a leer sobre su piel en la foto de la panza de la docente que difundió el sindicato.

Este jueves, el fiscal Emilio Buscalia, de la UFI 5, decidió tomarle declaración a De Bonis en su propia casa. 

En tanto Clarín, publicó que la Justicia identificó en cámaras de seguridad el auto que habría secuestrado a la maestra.

En la comisaría 7ª de Moreno se trabaja para determinar si delincuentes vinculados a la compra y venta de estupefacientes estuvieron detrás del feroz ataque.

Vidal fue contundente al solidarizarse con la docente secuestrada, golpeada y amenazada de muerte: "Se cruzó una raya", dijo la mandataria.