El transporte nocturno sigue “parado” y las empresas profundizan el conflicto

Tercera noche. El conflicto de UTA, lejos de resolverse. (Javier Ferreyra)

Fracasó la reunión en Trabajo. Se parece cada vez más a un “lock out” patronal. Esta noche, se repetiría la medida de fuerza que comenzó el lunes. Fuerte malestar en UTA.

La reunión de ayer a la siesta en la Secretaría de Trabajo de la Nación sólo sirvió para que el conflicto en el transporte urbano del interior del país se profundice.

Es que en lugar de conseguir un acuerdo que acabe con los paros de choferes entre las 22 y las 6 que se repiten desde el lunes, los empresarios enrolados en la Fatap tensaron aún más la cuerda: plantearon que si los municipios no recomponen la tarifa, no sólo seguirán sin pagar el acuerdo paritario, sino que reducirán servicios y suspenderán choferes.

Esa posición quedó plasmada en el acta de la fallida reunión, al igual que la del gremio de los choferes UTA, que sostuvo que ante la situación planteada por los empresarios se mantiene el plan de lucha y el estado de alerta.

Eso implica la continuidad de los paros entre las 22 y las 6, que afectan a los servicios urbanos de gran parte de las localidades del interior del país, entre ellas la ciudad de Córdoba.

Hoy será la última que se producirá en ese formato, y desde el gremio analizan subirle los decibles a la medida de fuerza, que se originó por el no pago de un aumento acordado del 5,7 por ciento.

Con estos posicionamientos explicitados en el acta de Trabajo, queda evidenciado que las prestatarias del transporte están promoviendo que el conflicto suba de intensidad.

El objetivo es que el Gobierno nacional revise su decisión de recortar los subsidios que desde 2002 reciben las concesionarias de los servicios de transporte en todo el país.

En el caso de Córdoba, sí se pagó ese incremento, pero en el acta se especificó que “no se cumplimentará el aumento salarial pactado”.

El problema es cómo se instrumentará esa decisión: si se dejará de pagar el mes que viene o se desconocerá el resto del acuerdo paritario, que establece una cláusula de revisión con los datos de inflación de este mes.

Jorge Kiener, secretario del Interior de UTA, aseguró que las empresas “están usando a los trabajadores” y que los quieren enfrentar a los usuarios.

El sindicalista aseguró que del acuerdo salarial del 25,5 por ciento, sólo se pagó el 5,7 por ciento.

Ante este panorama, las autoridades municipales de la ciudad de Córdoba admitieron que las únicas herramientas a disposición son las constataciones de la no prestación de servicios, que luego se traducirán en multas. Hasta el momento, cada empresa ya acumula actas por el equivalente a 700 mil pesos de multa.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 11/10/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.
Comentá esta nota