Luz y Fuerza resiste: hubo una toma del edificio, y Epec denunció agresiones

Durante seis horas, el gremio ocupó la sede central para rechazar el plan de reformas. La empresa presentó denuncias penales por ataques y por amenazas a directivos.

El conflicto en Epec se está recalentando en la misma medida que la Provincia avanza en su plan de reformas. Como se esperaba, la iniciativa encuentra la fuerte resistencia de Luz y Fuerza.

Ayer se produjo el punto de tensión más alto de las últimas semanas: primero, cuando los empleados ocuparon el edificio de la sede central durante seis horas. Después, en el momento de la desconcentración, cuando hubo incidentes que, de acuerdo con la versión de la empresa, derivaron en violencia contra directivos.

Los hechos implicaron denuncias penales. Una es por la toma del edificio y la otra, por agresiones y amenazas. Según la empresa, hubo piedrazos que partieron de los manifestantes de Luz y Fuerza. La firma dice que uno de los proyectiles impactó en el brazo izquierdo del vicepresidente de la eléctrica, Eduardo Gauna. Antes, la gerenta de Legales, Mariana Miseta, habría sido amenazada. En la denuncia que tiene el fiscal Guillermo González consta que le dejaron un papel impreso que decía: “Renunciá porque esto se va a poner peor”.

Mientras duraba la toma, el Ministerio de Trabajo intimó al gremio a abandonar el edificio. “Convocamos a las partes para el lunes para que, con los ánimos calmados, se pueda avanzar en el diálogo sobre los temas que están planteando”, dijo Omar Sereno, titular de la cartera laboral.

El sindicato, en un comunicado, confirmó que levantó el “estado de asamblea” que había declarado el martes, pero dijo que mantiene “el trabajo a convenio y el quite de colaboración, sin afectar el servicio eléctrico y con atención al público”.

En resumen: el gremio dice que la atención será normal, pero la empresa advierte de que la modalidad de protesta (el trabajo a reglamento y el quite de colaboración) seguramente debilitará el funcionamiento habitual, por lo que puede haber demoras.

En las oficinas. El gremio dice que hoy la atención será normal.

En las oficinas. El gremio dice que hoy la atención será normal.

La protesta

Los desencadenantes de esta nueva fase del conflicto fueron los anuncios del martes del ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López.

La batería de reformas incluye la apertura de jubilaciones anticipadas, el recorte de beneficios a empleados en el consumo de luz, la baja de tarifas a usuarios de cooperativas y la reconversión de dos centrales térmicas.

Esto se sumó al intento de modificación de una serie de puntos del convenio colectivo de trabajo y a cuatro resoluciones que, según el gremio, no permiten trabajar con normalidad.

En este contexto, Luz y Fuerza hizo ayer una asamblea general por la mañana. Luego, representantes del gremio, encabezados por el secretario general Gabriel Suárez, se dirigieron a la Unicameral para exponer ante un grupo de legisladores su preocupación por lo que consideran un plan de la Provincia para terminar en la privatización de la firma.

Como la Legislatura había sido vallada, previendo la llegada de columnas de Luz y Fuerza, los dirigentes que no fueron a la Unicameral y el resto de los afiliados que participaron de la asamblea decidieron ir directamente a la sede central de la empresa.

Los manifestantes entraron al hall central y un grupo reducido subió al sexto piso para obligar a que salieran los miembros del directorio que estaban presentes a media mañana. Entre ellos, el gerente general, Claudio Puértolas, y el vocal del directorio, Juan Grosso.

La toma continuó hasta pasadas las 16, luego de que Suárez volvió de la Unicameral y dio un fervoroso discurso en el hall repleto de afiliados.

En una improvisada asamblea, el dirigente dijo que resistirán los cambios. “No nos movemos ni un centímetro en la defensa de la Epec estatal e integrada, con cada uno en su puesto de trabajo”, dijo y agregó: “Esto no es una toma. Los que dicen eso es porque no saben que somos una empresa de servicios públicos los 365 días del año, las 24 horas del día; acá es donde trabajamos y acá es donde se resiste todo el embate contra nuestro convenio colectivo de trabajo”.

Ocupado. El edificio de calle La Tablada estuvo tomado por los empleados durante varias horas. (Pedro Castillo)

Ocupado. El edificio de calle La Tablada estuvo tomado por los empleados durante varias horas. (Pedro Castillo)

Comisión técnica

Paralelamente, está deliberando una comisión técnica convocada por Trabajo para determinar qué significan servicios esenciales, y luego aplicar la ley que ya rige en la materia.

Mestre ganó la pulseada tras ir a la Justicia

El municipio capitalino casi no tendrá mermas en sus fondos.

Los dos amparos que presentó la Municipalidad de Córdoba en la Justicia contra las resoluciones del Ersep, que limitaban o anulaban la percepción de tasas municipales sobre las facturas de la energía eléctrica y del agua potable, parecen haber cambiado el criterio provincial. De ser la más perjudicada por esas medidas, la Municipalidad de Córdoba pasó a ser el único municipio que no tendrá mermas en sus ingresos, al menos en lo que respecta a energía eléctrica. 


Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 17/05/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.