Hoy declara Wagner, un ícono de la obra pública

Detenido. Wagner está preso desde la semana pasada. (La Voz / Archivo)

Se trata del extitular de la Cámara de la Construcción. Podría convertirse en un nuevo arrepentido.

Las próximas horas podrían resultar determinantes en la causa por los cuadernos K, porque el juez federal Claudio Bonadio le tomará declaración indagatoria al expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción Carlos Wagner, que podría aportar datos sobre cómo funcionaba el presunto delivery de las coimas en torno a la obra pública.

Se cree que Wagner podría seguir los pasos de los otros empresarios imputados en el caso y solicitar los beneficios de la figura del arrepentido. Wagner se encuentra detenido desde la semana pasada, pero días atrás habría comenzado a negociar para convertirse en colaborador y así poder recuperar la libertad.

Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli sostienen que el referente del sector de la construcción integró la asociación ilícita y pagó sobornos a través de su empresa Esuco S.A. Según la investigación, Wagner le habría entregado varios bolsos con dinero a Norberto Baratta, exfuncionario del ministerio de Planificación, y a su secretario Nelson Lazarte. Según los registros de Oscar Centeno, chofer de Baratta, habrían sido al menos 1,5 millones de dólares.

Las palabras de Wagner podrían ser determinantes para darle entidad al circuito que, tal como describió Centeno, se cumplía para cobrar y distribuir coimas vinculadas con la obra pública durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

También se presentará en los tribunales de Comodoro Py el directivo de Techint Luis Betnaza. El magistrado resolvió citarlo luego de la presentación espontánea que el empresario realizó el martes pasado. Betnaza apareció en las oficinas de Bonadio apenas terminó la exposición de Héctor Zabaleta, el exdirectivo de Techint imputado en la causa y que negoció ser colaborador para conseguir su excarcelación.

El magistrado escuchó a Betnaza, quien apuntó contra el exministro de Planificación Julio De Vido por pedirle dinero para la campaña electoral, pero resolvió imputarlo como partícipe necesario de la asociación ilícita.

Stornelli y Bonadio tratan de determinar la veracidad de los manuscritos de Centeno, donde se indicó que Baratta concurrió en varias oportunidades a las oficinas de Techint para recibir dinero de parte de una persona identificada como “Héctor”.

Ayer, en los Tribunales continuaron desfilando los acusados: se presentó José María Olazagasti, exsecretario privado de De Vido; Juan Carlos Lascurain, extitular de la Unión Industrial Argentina; Juan Manuel Abal Medina, exjefe de Gabinete (ver página 13); y Norberto Oyarbide, exjuez federal, entre otros.

Aunque Oyarbide protagonizó el mayor escándalo de la jornada (ver página 12), también Lascurain participó de un llamativo episodio al salir de los tribunales.

El referente industrial forcejeó con algunos periodistas para tratar de detener a su abogado, que insultó y golpeó a uno de los camarógrafos apostados en el lugar.

Cuando se le consultó sobre la causa, se mostró molesto y aseguró que no tenía “nada que ver en absoluto” con lo mencionado en los apuntes de Centeno.

Finalmente, Olazagasti optó por presentar un escrito y retirarse sin realizar declaraciones.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 10/08/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.