Cheques emitidos por el 40 por ciento de los ingresos

Activo. En la actualidad, el gremio está enfrentado con Epec. (La Voz)

Desde el gremio reconocieron que es normal la entrega de préstamos a sus afiliados a través de cheques de pago diferido. “A los cheques se los damos a terceros. No es nuestro problema lo que hace ese tercero con el cheque”, comentaron desde el sindicato.

El Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba tuvo ingresos por 269,4 millones de pesos, de acuerdo al último ejercicio económico de la entidad, que va de agosto de 2016 a junio de 2017.

De esos 269,4 millones, Epec aportó 215 millones, en tanto que 44,5 millones provinieron de la cuota sindical que pagan los activos y 9,5 millones de la cuota que abonan los jubilados.

Hay, en tanto, 390.128 pesos que provienen de la venta de tarjetas del 13 de julio (Día del Trabajador de la Electricidad) y del alquiler del bar.

Los aportes que debe realizar la empresa están fijados por convenio y tienen un destino específico: Vivienda, Fondo Compensador, Turismo, Cultura y Educación, Acción Social y Deportes, y Préstamos, además de la cuota sindical que aportan activos y pasivos.

Cada área aporta un proporcional para financiar los gastos de la administración central que, según consta en el último estado de recursos y gastos, tuvo gastos por 117 millones de pesos: 72,4 de funcionamiento general (el gremio tiene 55 empleados); 23,9 millones que aparecen como “principales” (se destacan 8,2 millones para movilización sindical y 8,87 para publicidad y propaganda) y 21 millones para promoción institucional.

Lo llamativo es que tanto la Administración Central como Turismo y Vivienda tienen, en su apartado de cuentas por pagar, un monto muy significativo en cheques de pago diferido, una modalidad que, según el integrante de la comisión directiva de Luz y Fuerza de Córdoba que habló con La Voz, es habitual a la hora de dar préstamos a sus afiliados.

“A los cheques diferidos se los damos a terceros. Qué hace el tercero con el cheque, no es problema nuestro; normalmente tiene una parte de plata para la mano de obra y al cheque lo pasa a la ferretería”, explicó. “Con eso, el compañero se asegura de tener el cupo de lo que distribuimos normalmente”, sostuvo.

Es probable que, si quien pidió el préstamo tiene urgencia, descuente el cheque en algún circuito formal o informal.

La fuente, que pidió reserva de nombre, indicó que se comenzó a incorporar la transferencia bancaria en reemplazo de los cheques que se usan desde hace años, aunque hay afiliados que tienen embargos varios en sus cuentas y no quieren recibir la transferencia.

Administración central tiene librados 36,87 millones de pesos de cheques de pago diferido; Vivienda, 45,3 millones; Turismo, 24,3 millones, y Préstamos, 362 mil pesos, lo que hace un total de 106,83 millones.

No obstante, el monto en cheques por pagar es menor a lo registrado en el ejercicio anterior: el pasivo total del ejercicio es de 205,13 millones de pesos, cuando en el anterior fue de 220,69 en términos corrientes.

De todos modos, los cheques comprometidos a pagar representan casi el 40 por ciento de los ingresos del ejercicio. Es probable que los que terminaron rechazados por falta de fondos en marzo y abril de este año formen parte de este mecanismo, aunque seguramente fueron emitidos en el ejercicio actual.

El pasivo de 205 millones supera el activo, declarado en 178,14 millones, con lo cual es alto el riesgo por falta de financiamiento. Eso podrá explicar lo que hoy está sucediendo.

Préstamos en cheques: Uso corriente

En Luz y Fuerza contaron sobre ese tipo de operatoria.

Desde el gremio reconocieron que es normal la entrega de préstamos a sus afiliados a través de cheques de pago diferido. “A los cheques se los damos a terceros. No es nuestro problema lo que hace ese tercero con el cheque”, comentaron desde el sindicato.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 06/05/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.