El aumento que Ganancias le llevó a Juan

Ganancias. Desde 2015, muchos más pagan el impuesto.

Desde 2015, creció mucho el número de quienes pagan Ganancias. Pero disminuyó la alícuota que les aplican. 

“El broncón es tremendo: me anunciaron un aumento de sueldo, pero cuando me depositaron, vi en el cajero que era menos plata. Fui a buscar el recibo y vi que Ganancias me llevó más que el aumento que tuve. ¡Cobro menos!”, se queja Juan, empleado con cargo jerárquico en una fábrica de Santa Isabel, en la ciudad de Córdoba. “Al final, Ganancias sigue siendo tan confiscatorio como antes”, dice.

¿Hay mayor presión impositiva? ¿Qué pasó con esa promesa de Mauricio Macri en campaña, en septiembre de 2015, cuando aseguraba que “ningún trabajador” iba a pagar Impuesto a las Ganancias?

La gestión de Cambiemos no eliminó el cobro de Ganancias a los asalariados. En 2016, sí modificó la ley: actualizó las escalas y los montos deducibles. Así introdujo algo que por años estuvo vedado en el país de la inflación permanente, como es el ajuste automático de las escalas y las deducciones: eso se hace ahora mediante un indicador llamado Ripte, lo que asegura que “no se congelan” las escalas.

Además, permitió deducir una parte del alquiler, siempre y cuando se cuente con una factura del propietario, pero redujo de 21 a 18 años la edad de los hijos pasibles de deducción.

En el caso de que los dos cónyuges tributen Ganancias, sólo uno puede deducir a los hijos, o los dos, pero al 50 por ciento. Antes, ambos podían descontar al ciento por ciento.

La Afip no publica ni informa, aun a pesar de los pedidos de prensa, cuántos trabajadores están alcanzados por el impuesto y, a su vez, cuánto pagan en promedio cada uno de esos trabajadores, o bien cuántos están en cada tramo de la escala. El número de los “alcanzados” de por sí es insuficiente: muchos podrían pagar altísimo porcentaje de los ingresos, porque realmente tienen ingresos muy altos, y hacer un aporte significativo a la recaudación, o muchos podrían estar pagando poco. O mucho.

El último dato oficial lo brindó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, cuando concurrió a principios de octubre a la Cámara de Diputados a realizar un informe de gestión. Allí dijo que, en julio, 1.939.994 personas habían sufrido retenciones por Ganancias: 1.638.433 son trabajadores en relación de dependencia y 301.561 son jubilados. Este número es menor que los alcanzados en 2017, aunque mayor que los de 2015. De todos modos, el número no dice si pagan mucho o poco: dice que pagan. Peña reveló que, en promedio, los que tributaron en 2017 pagaron una alícuota del 25 por ciento.

En 2015, la gran mayoría pagaba el máximo, que es el 35 por ciento, porque como las escalas estaban muy atrasadas, hechas las deducciones de rigor, el mínimo imponible ya resultaba alcanzado por el 35 por ciento. En limpio: son más los que pagan, aunque pagan un poco menos.

¿Qué va a pasar en 2019? La actualización se rige por el Ripte (remuneración imponible promedio de los trabajadores estatales), un indicador que elabora el Ministerio de Trabajo con base en un número amplio de convenios colectivos.

Ese índice se toma de octubre de 2017 a octubre de 2018: aunque todavía el dato de octubre no está, hasta septiembre acumula una suba de apenas 21 por ciento y es probable que termine en el orden del 24 por ciento.

Ese indicador rige lo que se tributará en 2019. Por eso, si los aumentos salariales resultan por arriba de ese monto, el trabajador pagará más de Ganancias que lo que pagó en 2018. Si la paritaria 2019 está por debajo, saldrá ganando, y si ronda el 24 por ciento, no tendrá cambios.

El problema está en 2018: la actualización respecto de 2017 subió 28,7 por ciento. Si el trabajador, como es el caso de Juan, pertenece a un sector que logra aumentos salariales superiores a ese 28,7, pagará más. Y como es probable que esos aumentos se den en los últimos meses del año, se hacen muy evidentes en el recibo de sueldo, sin chances ya de prorratearlos en el año. La mayoría de los convenios está negociando cláusulas gatillo por arriba del 30 por ciento; algunos, en el orden del 40. Todos esos, entonces, pagarán más.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 20/11/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.
Comentá esta nota