Adiós a la energía gratis: los empleados de Epec tendrán que apagar las luces

Tomada. El ingreso a la sede de Epec fue bloqueado por Luz y Fuerza. (Pedro Castillo)
Lo más importante
  • Hoy reciben 200 kW gratis y de todo el consumo restante sólo pagan 20%.
  • Ese privilegio les cuesta $ 120 millones de pesos anuales a los usuarios de Epec.
  • El consumo de los empleados de la empresa duplica al del resto de la población.
  • El beneficio se reducirá a 150 kW gratuitos. De ahí en más, pagarán tarifa plena.

          *Este contenido estuvo disponible sólo para nuestros suscriptores. ¡Sumate!

El anuncio de jubilaciones anticipadas con el que Epec planea achicar –y transferir, en parte a la Caja de Jubilaciones– su costo salarial enervó a la dirigencia de Luz y Fuerza. La posibilidad de que el 20 por ciento de la planta con sueldos más altos se jubile anticipadamente fue considerada por el gremio como el primer paso hacia el desguace de Epec. No obstante, esa medida no afecta a ocho de cada 10 empleados de la empresa provincial. 

Hubo otro anuncio que afecta por igual a los casi cuatro mil empleados de Epec y que contribuyó sobremanera a que estalle el conflicto gremial, con inactividad casi total y la toma de la sede central de la empresa. Se trata de la reducción del beneficio de la energía casi gratuita para trabajadores activos y jubilados vinculados a Luz y Fuerza: un verdadero símbolo del poder gremial y un costo de más de 120 millones de pesos anuales que se carga a la factura de la luz de todo el resto de los cordobeses.

Ese beneficio comprende a los empleados y jubilados de Epec. Hoy, en total son unos 6.300 hogares de toda la provincia los que reciben energía gratis, o casi: según datos de Epec a abril pasado, el consumo promedio de esos domicilios supera los 400 kilovatios y duplica al promedio del resto de los cordobeses. Todo es eléctrico en una casa tipo de Luz y Fuerza. 

Sin embargo, la factura de la luz promedio que pagaron en abril los empleados de Epec fue de 157 pesos. Los 1.574 pesos restantes de lo que gastaron en energía se los pagaron todos los cordobeses. Por año, representa un subsidio promedio de unos 20 mil pesos. 

¿Cómo se explica técnicamente ese privilegio? Por convenio colectivo, los empleados y jubilados de Epec –y también todas las instalaciones vinculadas a Luz y Fuerza, y sus empleados– reciben 200 kilovatios mensuales gratis, y si exceden ese consumo sólo pagan el 20 por ciento del costo. Nadie se preocupa por apagar la luz en esas condiciones.

La reducción del beneficio es drástica. Lo que anunció la Provincia es que se limitará a 150 kilovatios gratis, y el resto deberán pagarlo al mismo precio que los demás cordobeses. En esencia, el Ejecutivo intenta igualar a los empleados y jubilados de Epec con los beneficiarios de la tarifa social.

Será muy difícil para Luz y Fuerza explicarles a los cordobeses el rechazo a esa medida: los empleados de Epec son los agentes públicos mejor pagos de Córdoba después de los jueces y los funcionarios del Poder Ejecutivo, y lo que les ofrecen es seguir teniendo la tarifa social pensada para la población más pobre. 

Seguir exigiendo luz gratis mientras los tarifazos carcomen el poder adquisitivo de los cordobeses será complejo. Hay otros anuncios del Gobierno que merecen una discusión mayor. Este no: es más sencillo, equitativo y razonable que los empleados de Epec empiecen a apagar la luz.