Cae el número de muertes en niños por patologías respiratorias

Hospitales. En temporada alta de enfermedades respiratorias, se llenan.

En una década, fallecieron en la provincia 349 niñas y niños por enfermedades del tracto respiratorio. El porcentaje de menores de 14 años respecto del total bajó de 1,5% a 0,7%. A nivel nacional, se registra una tendencia similar: pasó de 2,7% a 1,3% entre 2006 y 2016.

De las 554.469 personas que murieron en la última década (2006-2016) por enfermedades del sistema respiratorio en todo el país, 10.776 (1,9 por ciento) fueron niños. Sin embargo, en el mismo período, el número de los decesos por estas afecciones en la población pediátrica disminuyó notablemente: en 2006, 2,7 por ciento de los muertos por esta causa fueron infantes; mientras que en 2016, ese porcentaje llegó a 1,3 por ciento.

En otras palabras: mientras que en 2006 hubo 1.090 menores de 15 años que fallecieron por enfermedades respiratorias (sobre un total 40.213 decesos por las mismas causas); en 2016, se registraron 869 fallecimientos de pacientes pediátricos sobre un total de 65.185 decesos por afecciones que afectan el tracto respiratorio.

Las infecciones del sistema respiratorio incluyen la bronquiolitis –cuya mayor incidencia se verifica en niños pequeños y lactantes–; la influenza o gripe; las infecciones respiratorias agudas graves y las neumonías.

En Córdoba, los decesos derivados de afecciones respiratorias también disminuyeron en los últimos 10 años: fueron 349 sobre un total de 37.994 personas de todas las edades. En 2006, los menores de 14 años representaban al 1,5 por ciento de todos los fallecidos por afecciones respiratorias; mientras que en 2016 esa participación se redujo al 0,75 por ciento.

Los datos surgen de las Estadísticas Vitales de Salud de la Nación, en la última serie de 10 años disponible, entre 2006 y 2016.

Pese a este descenso, las enfermedades respiratorias se mantienen como la segunda causa de las muertes pediátricas en Córdoba, después de los accidentes, siniestros y suicidios. Como tercera causa, aparecen los tumores.

Vulnerables

El segmento más vulnerable a las afecciones respiratorias, sobre todo a la bronquiolitis, es el de bebés menores a 1 año. En la década analizada, 120 personas fallecieron en Córdoba por complicaciones de bronquiolitis. 73 de ellos tenían menos de 1 año.

En 2006, de las 39 muertes pediátricas por todas las enfermedades respiratorias, 26 –el 66 por ciento– fueron bebés. En 2016, el porcentaje de lactantes fallecidos entre víctimas menores de 14 años fue de 55 por ciento (20 casos).

El año con mayor cantidad de muertes de bebés fue 2007, cuando 32 (68 por ciento) fallecieron como consecuencia de complicaciones respiratorias. Como contraparte, 2014 fue el año con menor cantidad de bebés fallecidos: siete sobre 23 decesos de niñas y niños (30 por ciento).

Sin embargo, lo que permite la comparación es el porcentaje. Así medido, a lo largo de esos 10 años, hubo una disminución sostenida de los casos fatales vinculados a enfermedades respiratorias en menores de 15 años.

En el caso de Córdoba, en 2006 los niños fallecidos representaron el 1,47 por ciento respecto del total de la población que murió por este tipo de patologías; dos años después, 1,1 por ciento. En 2010, 1 por ciento. En 2014 fue 0,6 por ciento y en 2015 se llegó a un piso de 0,27 por ciento. Ya en 2016, el porcentaje volvió a subir al 0,7 por ciento.

Gripe

Los médicos insisten con la necesidad de vacunar contra la gripe porque la influenza aparece, según con las estadísticas, como determinante en las causas de muertes pediátricas por patologías respiratorias.

En el renglón neumonía e influenza, al analizar los datos de Córdoba, las estadísticas exhibieron que durante 2016 ambas causaron el 55 por ciento de los fallecimientos (20 casos).

En 2006, significaron 59 por ciento (23 fallecimientos). El año más severo en el marco de esta serie de 10 años fue 2009, cuando 29 niñas y niños murieron por estas causas, representando el 63 por ciento de todos los decesos por afecciones respiratorias registrados en Córdoba.

“Si uno toma la década 2006-2016, con datos consolidados, hay una clara tendencia a la baja de la mortalidad pediátrica vinculada a afecciones respiratorias. La tendencia decreciente se da en todo el país, aunque Córdoba tiene valores inferiores a la media nacional”, dice Analía Cudolá, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de la Provincia.

Y explica que para esto confluyeron “múltiples factores: desde la vigilancia activa que permite tratamientos más efectivos hasta el incremento de tecnología en el diagnóstico y la atención”.

Medidas que ayudan a prevenirlas

Consejos de la Secretaría de Salud de la Nación.

Alimentar. A los bebés exclusivamente con lactancia materna hasta los 6 meses. A partir de esa edad, se pueden agregar a su dieta alimentos complementarios adecuados, pero se sugiere sostener la lactancia por dos años o más (lactancia materna extendida).

Aplicar. A los niños todas las vacunas del calendario nacional.

Evitar. El contacto de los niños con las personas que están afectadas por enfermedades respiratorias.

Lavar. Frecuentemente las manos, sobre todo antes y después de ir al baño, de preparar comida o de cambiarle los pañales al bebé.

Cuidar. El aire interior de las viviendas. Para ello, hay que evitar el humo de cigarrillo o de leña, y ventilar las habitaciones en las que haya brasas o una llama (porque producen un gas venenoso, el monóxido de carbono, que no se ve ni tiene olor, lo que aumenta todavía más su peligrosidad).

Cuidar. La casa de la humedad evitando que se junte vapor en los ambientes para que no se desarrollen bacterias o moho.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 14/09/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.